No me gustan mucho las cejuelas de plástico, y me gustan menos si son móviles como estas Warwick. Son manías mías, he de reconocer que funcionan bien, y que ajustarlas en altura puede ser una ventaja 👍

Por mis manías, y por ver qué tal me salía, me puse a hacerle una cejuela nueva a mi Warwick Streamer CV de 5 cuerdas. Es un bajo estupendo, algo diferente a los clásicos Warwick Streamer porque el mástil es de una pieza de arce (en lugar de las tres de ovangkol o wengué), y le hice varias modificaciones, pero eso es tema para otro día… jejeje.

1 – ¿Con qué hacemos la cejuela?

Trozo de hueso de cachalote marcado a medida para cortar.

Tengo por aquí un trozo de hueso de cachalote, que es lo que suelo utilizar para esto. No ando por ahí cazando cachalotes ni mucho menos, es un pedazo de hueso que tenía mi abuelo desde hace muchos años, de cuando trabajaba para la conservera de Massó en Cangas 🐳
Sólo hay que cortar un pedazo un poco más grande de la medida final que tendrá la cejuela, fijándonos bien en elegir un trozo lo más sólido y compacto posible.
Un hueso de vaca (se puede pedir en cualquier carnicería) también valdría perfectamente. Puede que incluso sea mejor. Yo hago las cejuelas de este hueso en parte por puro romanticismo 💖

2 – Dejar la cejuela a medida y marcar surcos

Haciendo el surco para la cuerda 5 con lima calibrada

Una vez desbastado el trozo de hueso, comprobamos que entra en su lugar. Dejamos bien lisa y nivelada la cara inferior, que es donde la cejuela irá apoyada en el mástil del bajo.
Ahora toca marcar una línea con la misma curvatura del diapasón en la cejuela (en la cara que mira hacia el puente del bajo), un poco por encima (unas micras) de la altura que tienen los trastes del bajo. Esta línea es la que luego nos guiará a la hora de dar profundidad al surco de cada cuerda, porque hay que tener en cuenta que el diapasón del bajo tiene una curvatura, y por lo tanto cada cuerda tendrá que tener una altura según esa curvatura 📐✍
Hecho esto, yo fijo la cejuela en su sitio colocando al menos dos cuerdas del bajo. De esta manera la cejuela queda firme en su sitio para poder empezar a hacer los surcos con las limas.
Utilizo las limas japonesas calibradas según el grosor de cuerdas que uso en el bajo (yo siempre uso 45-105 en bajos de 4 cuerdas).

3 – Hacer los surcos para las cuerdas

Limando los surcos para las cuerdas.

Cuando los surcos de las 5 cuerdas están marcados en la cejuela, es momento de ir haciéndolos uno por uno, dejando al menos dos cuerdas apretadas que mantengan la cejuela firme en su sitio mientras se lima.
Siempre hago los surcos inclinando un poco la lima hacia adelante, porque conviene que tengan algo de inclinación en dirección a la pala. Es decir: que las cuerdas vayan un poquito cuesta abajo hacia los afinadores. No sólo en los bajos con pala inclinada como Warwick o Ibanez SR, en bajos de pala plana tipo Fender también doy un poquito de inclinación. Esto ayuda a que la cuerda asiente más firme, y puede evitar vibraciones indeseadas.
Es recomendable proteger el diapasón y la pala, para no rayar el bajo si se nos escapa la lima. Como ya tengo algo de costumbre suelo poner un trapo, cinta de carrocero o aislante, pero cuando el bajo es de otro es mejor ser más prudente 😅
Yo suelo hacer los surcos casi hasta llegar a la línea que hemos marcado en el paso 2. Dejo un pequeño margen para la siguiente fase, más delicada, en la que le doy la altura definitiva a cada surco.

4 – Ajuste fino de la altura de cada cuerda

Cejuela con los 5 surcos listos.

Es el momento de colocar todas las cuerdas y afinarlas. Tocando el bajo un poco se ve qué tal se sienten de altura, en la zona de los primeros trastes.
Si las cuerdas se sienten un poco altas en esta zona, y la cuerda no trastea nada cuando tocamos la cuerda al aire (truco: yo pulso la cuerda un poco más fuerte de lo normal para probar que no trastea nada de nada), entonces se puede probar a limar un poco más para hacer el surco un poco más profundo ⬇⬇
Lo habitual es poder dejar un poco más bajas las cuerdas cuanto más finas son, es decir: que la 1ª cuerda podremos bajarla más que la 5ª. En muchos casos puedo dejar la cuerda más fina del bajo (la 1ª) casi tocando el primer traste, aunque esto depende de las cuerdas que usemos y de la manera de tocar de cada uno.

🧐 Muy importante:
En este punto hay que limar con cuidado y muy poco a poco, probando a tocar el bajo afinado tras cada limada: si te pasas y la cuerda trastea al aire ya no hay vuelta atrás, la cejuela ya no sirve y habrá que hacer otra.
Cuánto limar de cada vez y cuándo parar es algo que sólo se sabe cuando ya te has pasado unas cuantas veces y repetido cejuelas. Para este bajo tuve que hacer dos, y para el primer bajo al que le hice una cejuela fueron tres intentos fallidos. Lo bueno es que la siguiente siempre sale mucho mejor 😉

5 – Retoques finales

Cejuela lista y colocada en su sitio

Los últimos pasos consisten en darle un poco de forma matando las aristas de la cejuela que quedan al aire, dejándola del mismo ancho exacto que el mástil (sin que sobresalga nada por los lados, pero centrada), y pulirla un poco con un trapo limpio para que coja algo de lustre.
Si las cuerdas quedan muy hundidas en la cejuela es muy recomendable desbastar la parte de arriba. Lo ideal es que las cuerdas estén bien asentadas sin quedar totalmente hundidas en la cejuela.

Y listo 👍
Si hemos ajustado bien la cejuela es fácil sentirse más cómodo al tocar en los primeros trastes del bajo: las cuerdas estarán más bajas y pulsar en esos primeros trastes requiere menor esfuerzo para nuestra mano izquierda (si eres diestro) 🖐✅
La altura idónea de cada cuerda no es la misma para todos los bajos ni para todos los bajistas, hay que ir probando el bajo como hemos visto en el paso 4, y con la práctica se hace cada vez más rápido, pero una de las claves es empezar todo el proceso con el bajo bien ajustado, con la curvatura del mástil adecuada, y la altura de las cuerdas correcta en el puente. Cuanto mejor ajuste tengamos en el punto de partida, más fino podremos nivelar y ajustar nuestra cejuela 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.